Estilos

Segundo TECHMI en 3D

Mujer e Ingeniería convoca su concurso para colegios añadiendo al kit robótico la opción de la fabricación aditiva de piezas

JULIO MIRAVALLS | 16 de enero de 2019
El proyecto Mujer e Ingeniería de la Real Academia de Ingeniería (RAI) lanza la segunda edición del concurso TECHMI para colegios, especialmente orientado a impulsar el interés femenino en la ingeniería y en las carreras técnicas. Este año con una gran novedad: «Vamos a añadir la fabricación aditiva», dice Sara Gómez, directora del programa.

TECHMI II, que abre la inscripción desde hoy hasta el 6 de febrero (en la web de la RAI, www.raing.es), repite los parámetros esenciales de la primera edición: equipos de colegios, con entre seis y ocho integrantes en edades de 12 a 16 años y «al menos un 50% de chicas», que se planteen una solución de ingeniería y sean capaces de construir un prototipo a escala para algún tipo de problema con un alcance social que cada uno de ellos detecte por sí mismo. «Es un reto muy abierto. Les decimos, por ejemplo, pensad cómo un prototipo puede mejorar la vida de tu abuelo…».

Para el desarrollo del proyecto, cada equipo contará con un kit que incluye sensores, motores y piezas de montaje, para construir el dispositivo que imagine. Este año se añade la posibilidad de fabricar con impresión 3D alguna pieza especial necesaria para completar el ingenio.

«Habrá alguna restricción. Se pueden hacer un máximo de 10 piezas en fabricación aditiva», advierte Gómez. El año pasado le hubiera hecho falta el diseño de una pieza específica al equipo En-Galan-a2, segundo clasificado, para su canaleta automática para la práctica del deporte paralímpico Boccia.



Otra novedad para esta edición es la decisión de la organización de aceptar un solo equipo por cada colegio candidato, «para optimizar esfuerzos y evitar posibles tensiones internas». La decisión es consecuencia de la experiencia. El año pasado, el concurso contó con 38 equipos participantes. Algún colegio presentó hasta tres.

«Hace falta una implicación absoluta de los participantes y de los propios colegios», subraya Gómez, explicando la necesidad de dedicar muchas horas a lo largo del curso, con el aval de la responsable del proyecto del colegio Valdefuentes de Madrid, cuyo equipo WEIFI, con una silla robótica para entrar y salir de la bañera, fue el ganador de la primera edición.

En cuanto a la formación de los equipos, la directora del proyecto insiste en la conveniencia de que los equipos, partiendo de tener al menos el 50% de chicas, cuenten también con algún componente masculino, porque «esa es la realidad de la vida y los equipos diversos [en genero y edades] consiguen mejores resultados». Sobre la marcha, en respuesta a una asistente a la presentación, Sara Gómez sugiere que si algún colegio con alumnado exclusivamente femenino tiene intención de participar, podría «formar un consorcio con algún otro colegio», para hacer un equipo con diversidad.

Después de que el día 6 de febrero se cierre el plazo de candidaturas, el día 14 se darán a conocer los centros seleccionados, «porque desgraciadamente es probable que no podamos aceptarlos a todos. Tenemos límites», indica Gómez.

En la última semana de febrero se entregarán los kits robóticos a los equipos y a partir del 11 de marzo se producirá otra novedad de esta edición: los tutores recibirán una formación impartida por la empresa contratada para fabricar las piezas especiales, para que aprendan a utilizar el software de diseño 3D (seguramente abierto) que se incluirá en los kits, y lo referido al propio proceso de impresión.

A continuación empieza la primera fase del concurso propiamente dicho, que dura cuatro meses dedicados al desarrollo de los proyectos y construcción de prototipos. Cada equipo participante contará con dos tutores, uno del colegio, el profesor que se responsabiliza de guiarlos, y el otro, una voluntaria de Mujer e Ingeniería, que hará al menos cinco visitas al centro para asesorar en el uso de los materiales y las metodologías de trabajo habituales para desarrollar un proyecto ingenieril.

La segunda fase de la competición, en la segunda quincena de mayo, es trabajo para el jurado, al que los equipos deben aportar un vídeo explicando detalladamente sus proyectos. Los evaluadores, procedentes de la Comunidad de Madrid, empresas patrocinadoras y la Real Academia de Ingeniería, deberán seleccionar tres proyectos, que explicarán y mostrarán sus prototipos en la gran final.

Para el equipo ganador, el gran premio es una visita al CERN, en Suiza, uno de los más importantes proyectos científicos en Europa. El segundo clasificado, como el pasado año, viajará a Barcelona para ver el supercomputador MareNostrum, el más potente de España, y una factoría de HP. Y el tercero irá a Sevilla, a conocer la fábrica de Airbús.

«Lo que los participantes en la primera edición aprendieron son cosas que no se aprenden en el día a día. Aprendieron a resolver dificultades, a trabajar en equipo y a defender sus proyectos ante un tribunal», concluye Gómez para dar el pistoletazo de salida.




831 palabras / etiquetas: Mujer e Ingeniería, concurso Techmi, Real Academia de Ingeniería RAI, Weifi
URL permanente: https://apuntelego.es/apuntes/2019/20190116_presentacion_techmi_ii.html


**PUBLICIDAD**

LOS PARTICIPANTES DEBEN TENER DE 12 A 16 AÑOS Y AL MENOS UN 50% DE CHICAS EN CADA EQUIPO