Estilos

Bioeconomía azul para alimentar el futuro

Sólo el 2% de las calorías y el 15% de las proteínas que consume la humanidad proceden ahora de los océanos

JULIO MIRAVALLS | 28 de diciembre de 2017
Seguir una política de «capturas en niveles más bajos de la cadena trófica (es decir, en la estructura alimentaria marina, por debajo de los niveles de [peces] carnívoros, mayoritariamente explotados en la actualidad)», pero sobre todo, «el mayor y más accesible potencial para expandir globalmente [la alimentación de origen marino] reside en la maricultura, (la acuicultura marina)…».

Es el resumen básico de la recomendación ofrecida a la Comisión Europea por el Grupo de Alto Nivel de asesores científicos de SAM (Scientific Advice Mechanism), tras evaluar el informe del consorcio de academias científicas europeas SAPEA sobre Bioeconomía Azul. El documento de asesoramiento se titula «Alimentación de los Océanos (Cómo obtener más alimentos y biomasa de los océanos sin privar de sus beneficios a las futuras generaciones)». O, dicho con mayor claridad, cómo alimentar de los mares a la humanidad, sin esquilmarlos y agotar sus recursos.

El Grupo de Alto Nivel envió a la Comisión Europea su documento de recomendaciones junto con el informe de SAPEA el pasado 29 de noviembre para responder a una consulta de la propia CE del 28 de septiembre de 2016.

La tarea de SAPEA consistió en analizar todos los datos e información disponible sobre la materia, para construir un informe de 160 páginas que trata de identificar los problemas, las opciones y los agentes implicados en la cuestión, con un dramático punto de partida: «Necesitamos encontrar nuevas formas de alimentar a una población mundial en rápido crecimiento, que pasará de 7.300 millones en 2015 a 9.800 millones en 2050, según Naciones Unidas». Y el asunto no sólo es atajar la hambruna y carencias alimenticias, sino también que «los ciudadanos de un mundo cada vez más próspero incluyen más carne y pescado en su dieta, incrementando la demanda de alimentos y biomasa». Según la FAO, la demanda global de alimentos crecerá un 60% hasta 2050.



El análisis sobre la explotación marina señala que sólo el 2% de las calorías y el 15% de las proteínas ingeridas por la humanidad proceden del mar, pese a ser uno los principales sistemas de la biosfera. Por otra parte, los científicos acreditan el hecho de que los océanos están cada vez más calientes y acidificados, por efecto de la contaminación, lo cual condiciona también los modelos de explotación actuales, basados sobre todo en la captura de fauna salvaje.

El consejo esencial que se deriva del informe científico puede resumirse en una idea: cultivar los océanos. Establecer sistemas de cría de algas y microalgas, animales hervíboros «como los bivalvos y otros filtradores de alimento» y «carnívoros marinos», es decir peces en piscifactorías.

Tampoco se descarta la industria pesquera de captura, pero sí se establecen unas condiciones de aprovechamiento diferentes: reducir «el desperdicio» y daños colaterales que genera la pesca actual, que arrasa con multitud de especies no deseadas por la industria, bien desarrollando procedimientos de captura más selectivos; o bien llevando a tierra toda la pesca, sin devolver al mar los animales que no interesan (muertos o faltamente dañados), aprovechando estos para procesarlos con destino al consumo humano, o como biomasa, para la alimentación de ganado y otros usos.

También se sugiere empezar a capturar otras especies salvajes, de nivel más bajo en la cadena trófica, que en la actualidad no se explotan o se hace de manera marginal.

Como el asesoramiento del Grupo de Alto Nivel tiene el propósito de orientar tareas legislativas, su resumen está mucho más centrado en conceptos políticos: «establecer un paradigma de cultura responsable, respecto a la idea de 'alimentos del océano', e introducirlo en las agendas políticas a todos los niveles en la Unión Europea».

El informe propone convertir la maricultura en un asunto estratégico europeo, incluyéndola en las directivas de planificación marítima (la vigente es de 2014), y reforzar las políticas de regulación pesquera, implicando a los países socios del Sur, con los que la UE mantiene imprescindibles acuerdos de pesca.




678 palabras / etiquetas: Bioeconomía azul, pesca, océanos, Comisión Europea, SAPEA, SAM,
URL permanente: http://apuntelego.es/europa/20171228_bioeconomia_azul.html


**PUBLICIDAD**

RECOMENDACIONES DE LOS ASESORES CIENTÍFICOS A LA COMISIÓN EUROPEA