Estilos

Reto STEM para niñas... y niños

El programa Mujer e Ingeniería lanza un concurso para colegios, con equipos entre 12 y 16 años en los que «al menos el 50% sean chicas»

JULIO MIRAVALLS | 22 de enero de 2018
La iniciativa Mujer e Ingeniería de la Real Academia de Ingeniería (RAI) ha lanzado su segunda gran acción, el programa TECHMI, que es un concurso y un desafío para colegios «fuera de la universidad», con un trasfondo de tecnología y técnicas ingenieriles, para estudiantes de entre 12 y 16 años.

Aunque lo más llamativo es que en este caso no se trata de una acción restringida a participantes de sexo femenino, como el anterior programa de mentoring. Las normas del concurso, presentadas como una especie de boceto el pasado jueves, establecen que la competición queda abierta a equipos de entre seis y ocho estudiantes con «al menos un 50% de niñas». Puede ser el 100%, pero no se cierra a la participación de niños porque, como explica la directora del programa, Sara Gómez, se trata de que los trabajos se desarrollen «en ambientes de diversidad, parecidos a la realidad y la realidad es que en las empresas, en los equipos de trabajo, hay hombres y mujeres». Lo que sí se establece como preferencia es que los equipos sean liderados por chicas.

«Si dirigen los chicos parece normal, si lo hacen chicas enseguida las llaman mandonas…», señala Gómez, que busca un factor de equilibrio educativo sobre lo que es trabajar con materias de tecnología e ingeniería y lo que debería ser la normalidad.

«Los equipos que mejor funcionan son mixtos», subraya Verónica Montenegro, directora de operaciones del proyecto. «Vamos a formarles para el futuro».

Precisamente Sara Gómez, tras el incuestionable éxito del programa de mentoring exclusivamente para chicas del pasado año, ya señalaba entonces la necesidad y conveniencia de abrir en parte esta actividad de estímulo al género masculino. Aunque su objetivo prioritario siga siendo «romper el techo de cristal de las mujeres» en las carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).



Hay, además, una consideración para reforzar este cambio significativo: «Disminuye el número de estudiantes que se interesan por las carreras de ciencia. No podemos permitirnos perder talento».

Y de eso trata el concurso que ahora convoca Mujer e Ingeniería: de exprimir talento y estimular vocaciones mediante el desafío de competir por un proyecto tecnológico, utilizando el paquete al que denominan TECHMI, que incluye los elementos para construir un artefacto robótico, programarlo y resolver las cuestiones de diseño y funcionalidades que se propongan. El paquete contiene 709 piezas «de seis caras» y cuatro puertos programables.

Las bases y objetivos del desafío en realidad no fueron reveladas en la reunión de presentación, que fue más «una tormenta de ideas» para definir, con la ayuda de los propios colegios interesados, los detalles exactos de cómo será la competición. Las bases finales serán remitidas a los colegios que se inscriban para participar. El contacto se propone a través de las redes sociales, Twitter (@Mujeringenieria) y Facebook (@mujereingenieria).

Lo que sí está definido es que los centros educativos tienen de plazo para inscribirse hasta el 16 de febrero. Cada colegio, en principio, puede presentar «un máximo de tres equipos» que competirán entre si en una primera fase, para definir un clasificado para la siguiente fase. El 28 de febrero se anunciará cuáles los centros seleccionados para participar.

PRIMERA FASE

La primera fase se desarrollará de marzo a mayo, con talleres en cada colegio. Habrá un par de mentores por cada centro, que ayudarán y asesorarán a los jóvenes competidores y, eventualmente, a los profesores implicados en la actividad.

Hay bastantes cosas que no quedaron zanjadas en la presentación, como el número de horas semanales que habrá que finalmente dedicar a la actividad (hubo murmullos de desaprobación en la audiencia sobre la estimación de cuatro horas semanales) ni se resolvió si finalmente habrá un kit TECHMI por cada centro en competición, como se preveía originalmente, o tendrá que ser uno por cada equipo. La Comunidad de Madrid, que apoya y patrocina el concurso, proporciona 40 unidades.

Durante esa primera fase los alumnos tendrán que diseñar y desarrollar las soluciones para el desafío, que tampoco fue específicamente detallado.

SEGUNDA FASE

La intención de la segunda fase es que los equipos sean capaces de explicar lo que hacen y las soluciones que han desarrollado. Tendrán que hacerlo en vídeos subidos a YouTube, en el canal MiRetoTech. Se evaluarán los trabajos y sus explicaciones y el 15 de mayo (fiesta de San Isidro en Madrid ¿?) se anunciará la selección de los ganadores de cada centro.

LOS PREMIOS

La tercera fase es la final del concurso y el reparto de premios, que son muy atractivos.

La recompensa para el equipo ganador es un viaje a Estados Unidos para visitar el Massachusetts Institute of Technology (MIT), en Boston.

El segundo premio es una visita a la Agencia Espacial Europea, aunque no se especificó si sería al Centro Europeo de Operaciones Espaciales en Darmstadt, Alemania, o alguna otra de las interesantísimas instalaciones centrales que posee la ESA, como el de Investigación y Tecnología Espacial, en Noordwijk, Holanda, o el de Astronautas, en Colonia, Alemania. Cualquiera de ellos, muy excitante para jóvenes en los que se despierta una vocación ingenieril.

Y el tercer premio será una visita a la sede de la ESA en España, en Villanueva de la Cañada, donde también hay muchas cosas fascinantes para ver.




877 palabras / etiquetas: Real Academia de Ingeniería RAI, Mujer e Ingeniería, Educación STEM
URL permanente: http://apuntelego.es/civiliza/20180122_mujer_ingenieria_techmi.html


**PUBLICIDAD**

EL PRIMER PREMIO ES UN VIAJE A ESTADOS UNIDOS PARA VISITAR EL MIT